sábado, 8 de junio de 2019

El valor como riqueza social


López Arnal siempre ha presentado reparos al estatuto de la Lógica Dialéctica como tal Lógica. Pero cambiemos de nominación y así tal vez ponga menos reparos. Hablemos del pensamiento dialéctico sin que este se haya constituido en un cuerpo teórico autónomo. Pensar, entre otras cosas,  implica tener en cuenta todos los aspectos pertinentes que concurren en un problema. Cuántos más aspectos se tengan en cuenta, más multilateral se será y se estará más cerca del pensamiento dialéctico; y cuanto menos aspectos se tengan en cuenta, más unilateral se será y se estará más cerca del pensamiento metafísico. Es propio de la economía convencional proporcionar definiciones aisladas sobre el dinero. Así, por ejemplo, Paul Krugman y Robin Wells en su obra titulada Introducción a la Economía proporcionan la siguiente definición de dinero: “El dinero se define en términos de lo que es capaz de hacer: dinero es cualquier activo que puede ser fácilmente usado para adquirir bienes y servicios”. A esto se llama pensar de modo metafísico. Proporcionar definiciones aisladas y que se toman como puntos de partida. En El Capital, por el contrario, el dinero se presenta como el resultado de un proceso de evolución que atraviesa varias etapas. En el pensamiento de Marx hay dinamismo, mientras que en el pensamiento de Krugman y Wells predomina la visión estática de las cosas y sus relaciones mutuas. Y no solo se presenta esta diferencia al comparar el pensamiento de Marx con el de estos dos economistas convencionales, también ocurre que el pensamiento de Marx es más profundo, más rico y más complejo que el de los dos economistas convencionales.

lunes, 18 de marzo de 2019

Concreto teórico y mistificación

Un concreto teórico es una totalidad de conceptos articulados. Debe tener un carácter orgánico, esto es, los conceptos articulados deben distinguirse funcionalmente. En dicha totalidad conceptual hay que hacer tres distinciones: uno, la existente entre los conceptos elaborados y los conceptos que sirven de material de elaboración, dos, la existente  entre los conceptos fundamentales y los conceptos derivados, y tres, la existente entre los conceptos principales y los conceptos secundarios. Los conceptos fundamentales de El Capital son los siguientes: valor de uso y valor –en el valor incluimos el valor en su forma acabada, esto es, el dinero– capital constante, capital variable y plusvalía. La utilidad,  la necesidad y la satisfacción son conceptos que sirven de material de elaboración, pero ellos mismos carecen de elaboración propia. Mientras que el concepto de valor de uso y valor, en su condición de conceptos fundamentales, son conceptos elaborados.  El concepto de precio, por ejemplo, es un concepto derivado del concepto de dinero, quien en esta relación debemos considerarlo concepto principal. Y otro ejemplo: el concepto de ganancia es un concepto derivado del concepto de plusvalía. Hay conceptos como el de apariencia y mistificación que son conceptos secundarios sin elaboración. De ahí que sea un error hablar de que en El Capital hay una teoría de la apariencia o considerar que el concepto de mistificación desempeña un papel fundamental o principal en dicho cuerpo teórico, como mantiene Clara Ramas. En la presentación de su obra Fetiche y mistificación capitalista, se formula la siguiente idea:Clara Ramas analiza hasta qué punto ambos conceptos, el de fetiche y mistificación, constituyen el núcleo de la crítica de la economía política”. Si bien es cierto que el concepto de fetiche está elaborado en El Capital, no es cierto que surque toda esa obra teórica; mientras que el concepto de mistificación carece de elaboración propia. Y en palabras de Marx: “Esta naturaleza doble del trabajo contenido en la mercancía la he demostrado yo por primera vez de un modo crítico. Como éste es el punto en torno al cual gira la comprensión de la economía política, debemos examinarlo más de cerca”. De lo que debemos concluir que “el núcleo” de la crítica de la economía política lo constituyen los conceptos de trabajo concreto y de trabajo abstracto.

martes, 12 de febrero de 2019

El problema de la objetividad del valor


El mundo mercantil capitalista es muy complejo: no cesan de producirse nuevas formas del valor y, por consiguiente, nuevas formas de enriquecimiento. Cuando hablamos de complejidad no solo hablamos de que un sistema tiene muchas partes con variadas funciones, sino también que las relaciones entre las distintas partes se multiplican y se producen muchos fenómenos de inversión y de ocultación. También hay que tener en cuenta que la relación de una parte con otra hace que una de ellas sufra modificaciones: esto lo veremos después en la relación del valor con el valor de uso. En ese momento hablaremos del valor de uso como forma fenoménica del valor. Pero la complejidad teórica, donde el pensamiento de Hegel y el de Marx son ejemplos de ellas,  no debe entenderse en ningún caso como oscuridad sino como la dificultad a la que se enfrenta el lector en el desempeño de las tareas epistemológicas. Un buen filósofo es quien nos proporciona claridad y pone al descubierto los aparentes enigmas y no quien vuelve todo más confuso y enredado.

viernes, 1 de febrero de 2019

domingo, 20 de enero de 2019

¿Los bienes públicos son mercancías?


Rosa Guevara me sale al paso por mis anotaciones críticas sobre el pensamiento económico de Michael Heinrich. Su trabajo puede leerse en Rebelión: https://www.rebelion.org/noticia.php?id=251394 Y el trabajo que ella critica puede leerse igualmente en Rebelión: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=251256. Agradezco a Rosa Guevara su crítica. Me permite ahondar en algunos problemas ontológicos y epistemológicos que no solo son de interés para los marxistas, sino también para todos aquellos interesados en la filosofía. Aprovecharé igualmente para hacer alguna pequeña reflexión sobre el uso del lenguaje. La ontología trata sobre el ser de las cosas, en este caso, por iniciativa de Rosa Guevara,  tendremos que preguntarnos si el ser de los bienes públicos tiene naturaleza mercantil. Mientras que la epistemología trata de cómo conocemos las cosas o qué hacemos para conocerlas, en este caso se trata de saber para qué se usa el verbo “aparecer” en la formulación de los juicios.

jueves, 10 de enero de 2019

Anotaciones críticas sobre ¿Cómo leer El Capital de Marx? de Michael Heinrich.


Pido excusa a los lectores por lo siguiente. Michael Heinrich no se expresa con la claridad debida. No habla de forma directa. No es lo suficientemente preciso. Es un poco tortuoso cuando construye los razonamientos. Y su falta de preparación filosófica es notable. Para evitar el aburrimiento en los lectores, procuraré expresar de forma directa las ideas de Heinrich indicando la página de donde las extraje. Y a continuación expondré mi crítica. Como colofón expondré de forma resumida la esencia de la sección primera de El Capital titulada Mercancía y dinero, que es en un 90 por cien sobre la que versa el libro de Michael Heinrich.

jueves, 6 de diciembre de 2018

Dos ideas de Lenin y una de Hegel


Admiro el pensamiento de Hegel por la riqueza de contenidos, abundancia de formas lógicas y profundidad. Y admiro a Lenin por su capacidad para cambiar de ideas según cambia la realidad y por leer y entender el pensamiento abstracto de Hegel de un modo materialista. No admiro, por el contrario, a aquellos “marxistas” que critican tanto a Hegel como a Lenin con un fondo de conocimiento más escaso de lo que ellos quieren aparentar, con una más que notable falta de preparación filosófica y con una arrogancia propia de personas pobres de espíritu.

domingo, 11 de noviembre de 2018

La arrogante superficialidad


Pensemos que el mundo de hoy es notablemente complejo. La complejidad hace alusión a una totalidad compuesta de muchas partes e interrelaciones en continuo cambio y movimiento. Nada permanece quieto y nada permanece igual. Y cada parte e interrelación tienen distintos aspectos y distintos momentos. Captar la  unidad y conservar la unidad en el análisis de lo complejo se torna muy difícil. Las fuerzas productivas no cesan de desarrollarse, la ciencia no para en su desarrollo y su aplicación tecnológica da la impresión de no tener fin. Y ello lleva aparejado cambios continuos en las relaciones de producción. Hacen mal los marxistas cuando quedan atados en su descripción del mundo a los conceptos esenciales y no prestan atención a su rica y variada manifestación aparente.

domingo, 4 de noviembre de 2018

La visión de conjunto y los detalles


En un principio se puede creer que los más lógico cuando se estudia un objeto o proceso es empezar por los detalles y luego llegar a la visión de conjunto. (La visión de conjunto es una de las determinaciones del concepto). Eso sería así si el objeto o proceso en cuestión fueran totalmente nuevos en la historia del conocimiento. Pero en todos los objetos y procesos que estudiamos siempre hay un conocimiento previo acumulado. Pensemos en las ciencias de los materiales, en especial en el grafeno, un material que pertenece a la nanotecnología y cuyas propiedades hacen de él una de las grandes maravillas de los nuevos tiempos: alta conductividad térmica y eléctrica, alta dureza, es más ligero que el aire y es 200 veces más resistente que el acero. Tiene muchas más propiedades, pero con las dichas hasta aquí basta para el objetivo que pretendemos. El grafeno es una forma alotrópica del carbono y, como todo el mundo sabe, el carbono es uno de los elementos más importante y abundante de la naturaleza.  (Por forma alotrópica se entiende que un mismo elemento se presenta con estructuras moleculares diferentes). Aunque el grafeno es un material nuevo, no es nuevo de donde proviene, del grafito, no es nuevo de los elementos de lo que está constituido, de carbono, y no son nuevas las propiedades en las que compite con otros materiales: conductividad, dureza y resistencia. Así que el grafeno se investiga en una trama conceptual establecida previamente. Con lo que confirmamos la tesis anterior: no hay objeto o proceso que se estudie que sea totalmente nuevo en la historia del conocimiento.

jueves, 1 de noviembre de 2018

Algunas cuestiones sobre los debates filosóficos


Yo tengo la impresión de que los trabajos que presento a este foro (Filosofía y Pensamiento) no se leen al completo o se hace de manera muy superficial, sin entrar en detalles y matices. Así que enumeraré mis objeciones al método de debatir.