jueves, 14 de julio de 2005

Plusvalía, plusvalor y ganancia

Plusvalía y plusvalor son términos equivalentes. No existe necesidad de diferenciar categorialmente  el plusvalor expresado en un número de valores de uso del plusvalor expresado en dinero. Por otra parte, plusvalía y ganancia son lo mismo en términos absolutos, pero no expresan lo mismo, no son lo mismo en términos relativos. Los marxistas representamos el valor de las mercancías mediante la siguiente fórmula: M=  c + (v + p). Introducimos v y p entre paréntesis por representar ambos el nuevo valor creado. Y la cuota de plusvalía, la proporción p/v, expresa la cuota de explotación de la fuerza de trabajo, cuánto trabaja el obrero para sí y cuanto trabaja para el capitalista. Por su parte, el capitalista no diferencia entre c y v. Para él ambos representan lo que le ha costado producir la mercancía y los reconoce bajo una misma rúbrica,  como precio de costo. Cuando esto ocurre la plusvalía se transforma en ganancia y el valor de la mercancía queda representado mediante la siguiente fórmula: M =  Pc  +  g.  Y la cuota de ganancia, la proporción g/Pc, expresa la valorización del capital, medido no por el capital variable sino por el capital total desembolsado.


Con esta fórmula el plusvalor parece que brota de todas las partes del capital en vez de sólo de la fuerza de trabajo. La cuota de ganancia como es evidente siempre será menor que la cuota de plusvalía. En El Capital de Marx se estudia la transformación de la plusvalía en ganancia. En términos de Marx la ganancia es la forma fenoménica o el modo de expresión  de la plusvalía. La economía convencional sólo maneja el concepto de ganancia, mientras que los marxistas manejan ambos conceptos: el de plusvalía y el de ganancia. Por eso indico en mi trabajo “La transformación de la mercancía en dinero” que los marxistas erróneamente oponen la economía convencional a la economía marxista, cuando lo que hace Marx es integrar la economía convencional en la economía marxista. Los economistas convencionales sólo se mueven con categorías aparentes, como la de ganancia, mientras que Marx expone cómo las categorías esenciales, la plusvalía y el precio de la fuerza de trabajo,  por ejemplo, se transforman en las categorías aparentes, la ganancia y el precio del trabajo o salario.  Marx no rechaza las categorías aparentes para quedarse con las categorías esenciales, sino que expone como las últimas se transforman en las primeras.

14 de julio de 2005. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario