viernes, 15 de junio de 2007

Dos citas a propósito de la palabra y su significado

En ocasiones adelanto citas de las que haré uso de forma implícita en trabajos posteriores.

¿Es el significado social o individual?

Mientras que José Luís y yo defendemos el carácter social del significado, Luís Ledo defiende que es privado. A mi juicio más que privado debería decirse individual. ¿Cuál es el argumento que esgrime Luís Ledo para defender el carácter individual del significado frente al carácter social? El siguiente: si admitiéramos que el significado es individual, sabríamos que existe en la mente del individuo. Mientras que si aceptáramos que el significado es social, no sabríamos donde existe.

El problema de lo real

Como soy materialista no me cuestiono de ningún modo si el mundo exterior a mí existe o no existe. No  obstante, si estoy inmerso en reflexiones fenomenológicas, siguiendo a Descartes y a Husserl, entonces me parece razonable pensar que a todo lo que existe fuera de la conciencia hay que ponerle el índice cero.  Pero en ningún momento esta adscripción del índice cero a todo lo trascendental supone dudar de que el mundo exterior exista.

Dos citas a propósito de la palabra y su significado

En ocasiones adelanto citas de las que haré uso de forma implícita en trabajos posteriores.

lunes, 4 de junio de 2007

Concatenación

Magariños nos ha invitado a efectuar una lectura crítica de cuatro expresiones. La primera reflexión que hago se refiere al significado de la expresión “crítica” en el sintagma “lectura crítica”. Me acordé de Kant y su crítica de la Razón Pura. Ahí la expresión  “crítica” significa estudiar los límites de nuestra facultad cognoscitiva. De modo analógico entiendo lo propuesto por Magariños: se trata de estudiar los límites de los conceptos presentes en las expresiones concatenadas.

domingo, 3 de junio de 2007

Una pequeña observación

Creo que en ocasiones queremos resolver con una etiqueta muchos problemas semióticos de alta complejidad. Eso pasa con el signo. Pasó en su tiempo con los conceptos de espacio y tiempo, se pensaba que eran evidentes e incuestionables, hasta que Einstein recomendó desprendernos de ellos por su oscuridad.

Semiosis y cambio

La percepción está mediatizada por la memoria y por el lenguaje. La memoria es el conocimiento antiguo que tenemos de un objeto. Pero ese conocimiento en algún momento se produjo. Así que si nos remontáramos al pasado, cuando éramos niños y apenas dábamos los primeros pasos, se nos presentaron objetos a la percepción de los que no teníamos información previa.

Saber e imaginar

Soy un investigador independiente y necesito de estímulos teóricos. El foro de Semioticians en ocasiones me proporciona esa clase de estímulos, pero en otras ocasiones no. De un foro de esta categoría lo que se debe esperar son reflexiones o pensamientos de naturaleza teórica.   Lo que no resulta alentador es que haya un debate acerca de si una persona debe facilitar o no un trabajo teórico. Todo eso sería mejor resolverlo mediante correo privado.  Creo que Semioticians constituye una comunidad científica y, en consecuencia,  se debe a la ciencia. Lo demás no es bueno para el foro ni para la Semiótica.

¿Es la equivocidad una propiedad de las palabras?


Si las palabras fueran equívocas, ¿cómo saber entonces cuando una persona está en lo cierto o  equivocada? Si las palabras fueran equívocas, ¿cómo saber cuando una persona dice la verdad o dice mentiras? Si las palabras fueran equívocas, ¿cómo educar a nuestros hijos? Si las palabras fueran equívocas, ¿cómo dar instrucciones y órdenes? Si las palabras fueran equívocas, las personas no tendrían manera de entenderse.

El imperio del signo

En el apartado dedicado a la identificación de los signos y de los objetos semióticos, casi al final de su último mensaje, Magariños formula la siguiente serie de preguntas: ¿qué signos (lenguajes sociales) le confieren a determinado objeto su valor o significado económico?; ¿qué otros signos le confieren su valor o significado de uso?; ¿qué otros signos le confieren su valor o significado estético?; ¿qué otros signos le confieren su valor o significado efectivo? Etc. (POSIBLE EXPLORACIÓN PARA DEMOSTRAR LA FALSABILIDAD DE LO ANTERIOR: ¿es posible identificar un valor  o significado económico, de uso, estético, afectivo, etc., con independencia de la intervención de alguna clase de signos (enunciados, textos, discursos)?

De la concatenación a la Semiótica de los bordes

Reflexiono a partir de las ideas de Magariños contenidas en su mensaje del 16 de enero del año en curso y titulado “2-De la CONCATENACIÓN  a LA SEMIÓTICA DE LOS BORDES”.

Charles Peirce y sus signos

Tengo el propósito de hacer una lectura crítica de un artículo de Floyd Merrel titulado Charles Peirce y sus signos,  que he bajado de la red. Lo haré por partes. Para un filósofo, como es mi caso, educado en Descartes, Hegel, Marx y Husserl, es difícil aceptar la filosofía implícita en el pensamiento de Peirce. Mi interés es generar un debate en la lista que contribuya a mantener vivo el espíritu científico. No se trata de ponernos de acuerdo sobre nada, sino de ser intelectualmente honestos, decir siempre lo que se siente y piensa, y actuar como pensadores libres, pensar de modo que no haya otra autoridad que la propia conciencia de cada cual.

Los símbolos

Mirar las cosas más de cerca

Inmigración africana: constitución y cambio de significado (Resumen)

Resumen

Mi participación en la Mesa Redonda de Helsinki tiene como presupuesto básico moverme en el terreno establecido por Magariños. He leído su texto varias veces, pero he de leerlo aún muchas veces más para integrarlo mejor. Mis reflexiones serán de dos clases: por una parte, analizaré un fenómeno social en concreto, a saber, la inmigración africana en Canarias, con el propósito de medir la eficacia de los conceptos de producción, interpretación y transformación del significado. Y por otra parte, haré breves reflexiones sobre los siguientes conceptos: significado y sustancia, percepción y memoria asociativa, juicio de percepción, función de los nombres, percepción y enunciación, y percepción y representación en el Quijote.

Constitución y cambio de significado en los fenómenos sociales: la inmigración africana en Canarias (2)

En esta segunda intervención haré pequeñas reflexiones conceptuales a partir de ideas formuladas por Magariños en su ponencia.

Constitución y cambio de significado en los fenómenos sociales: la inmigración africana en Canarias

Como figura en el resumen, mi participación en esta Mesa Redonda se desarrollará en dos vertientes. Por una parte, analizaré un fenómeno social concreto: la inmigración africana en Canarias. Pretendo con este análisis hacerme con una idea clara de qué debo entender por significado de un fenómeno social, cómo se establece y cómo cambia. Y por otra parte, reflexionaré sobre algunos conceptos básicos  que usaré para representarme científicamente el fenómeno social en cuestión.

Sociedad comunista y lucha de clases

Respondo a la tercera pregunta del hombre venezolano interesado en el conocimiento del marxismo y del socialismo. Así formula su tercera pregunta: “Según la dialéctica marxista, toda materia evoluciona dialécticamente (mediante contradicciones internas) que, en el caso de la sociedad, se expresa como lucha de clases. Partiendo de esta idea, ¿cómo puede evolucionar la sociedad comunista, si no hay lucha de clases? ¿Cómo se aplica y se expresa la ley dialéctica de  “unidad y lucha de los contrarios” en la sociedad comunista? ¿Qué contradicciones internas de la sociedad comunista serán el motor de su evolución? Y no se diga que la sociedad comunista no evoluciona, ya que ello estaría en contradicción con el principio dialéctico de que la materia evoluciona dialécticamente y en forma constante”.

Relaciones de producción y superestructura

Respondo a la segunda pregunta del hombre venezolano interesado en profundizar en el marxismo y en el socialismo. Esta es la formulación de su segunda pregunta: “Marx señalaba que el conjunto de las relaciones de producción constituyen la estructura económica que sirve de base a la superestructura jurídico-política que se erige sobre ella. En otras palabras, antes de hacer derecho, política, filosofía, etcétera, es necesario previamente producir los bienes materiales de subsistencia, de allí que el modo de producción condicione en general las demás actividades sociales.

Mercado y socialismo del siglo XXI

El 16 de septiembre del año en curso Rebelión publicó un artículo de Víctor Flores Olea titulado “China: ¿Socialismo de mercado?”, donde critica el socialismo de mercado, el consumismo y el mercantilismo en general; y defiende una sociedad socialista con una planificación de su economía con los siguientes rasgos: democrática, radical y abarcadora. No estoy nada de acuerdo con la concepción de Víctor Flores. De manera que expondré punto por punto esos desacuerdos.

Los reaccionarios del Partido Popular

“El Partido Popular mantiene dos discursos: uno oficial, dirigido a proporcionar su imagen aparente, donde se presenta como un partido del pueblo y constitucional, defensor de la igualdad y de los derechos de los pobres; y otro subterráneo, dirigido a las bases, donde se perfila como un partido que no cree en la igualdad, desprecia a los pobres y concibe un mundo dirigido por el sector  bárbaro de la clase media”

Las mercancías y el trabajo

Introducción



Saber que Adam Smith dijo que “sólo el trabajo es la medida real y definitiva por la que se puede estimar y comparar el valor de todas las mercancías en todos los tiempos” y que David Ricardo dijo que “el fundamento, el punto de partida de la fisiología del sistema burgués es la determinación del valor por el tiempo de trabajo” no deja de ser una inmensa alegría para el marxista de los tiempos modernos. Resulta curioso, quizás sorprendente, cómo la economía convencional moderna se ha ido distanciando tanto de los grandes clásicos de la economía burguesa que ha hecho del trabajo un factor secundario en la determinación del valor de las mercancías.

La ley de la negación de la negación

Un hombre venezolano, que no siendo marxista se ha volcado recientemente al estudio del pensamiento de Marx, me formula una serie de preguntas sobre la dialéctica y el socialismo, a las cuales pienso responder por partes.

La izquierda y la derecha

 “Hoy más que nunca no se deben concebir los contrarios  en oposición absoluta, sino mediados por los detalles, los matices y las  transiciones”

Fidel Castro y el chándal de Adidas

“Cuánta necesidad hay en el mundo de hoy de transitar desde la abominable superficialidad a liberadora esencialidad”

¿Es injusta la sociedad comunista?

Respondo a la cuarta pregunta del hombre venezolano preocupado por el tipo de socialismo que se va a construir en Venezuela. Dos son los argumentos claves que le hacen no ver con buenos ojos a la sociedad comunista: uno, que es una sociedad injusta, y dos, que es irrealizable. Acepta como justo el principio socialista, puesto que cada persona recibe el monto de riqueza que le corresponde en función del trabajo que aporta a la sociedad, pero le parece injusto el principio comunista, puesto que cada persona recibe el monto de riqueza que le corresponde en función de lo que necesita y no en función de lo que trabaja.

¿En el socialismo del siglo XXI habrá explotación o elite económica?

Tengo pensado elaborar una serie de escritos críticos sobre el trabajo de Heinz Dieterich titulado  El Socialismo del Siglo XXI en Preguntas y Respuestas, capítulo 7 del libro Hugo Chávez y el Socialismo del Siglo XXI. Creo que el socialismo del siglo XXI sólo es posible sobre el conocimiento de  la experiencia del socialismo que ha sido construido hasta la actualidad, incluida la experiencia soviética, la experiencia china y la experiencia cubana.  Y la demostración de que el Socialismo del siglo XXI será mejor que el soviético, el chino y el cubano es algo que está por probar y demostrar. Siempre hay que tener en cuenta que hay una gran diferencia entre pensar el socialismo, donde todo ocurre a las mil maravillas, que hacerlo, donde todo se vuelve más complejo e infinitamente más difícil.  Y a fin de cuentas y como dijo Darío L. Machado Rodríguez, en un artículo publicado en Rebelión el 14 de julio de 2007: “La gran obra de la revolución no depende de una “vanguardia intelectual”, sino de todo el pueblo, en el cual estamos incluidos los científicos sociales”.