viernes, 28 de mayo de 2004

Resumen (Sobre percepción y lenguaje)

No cabe duda de que las relaciones entre el conocimiento sensible y el lenguaje desempeñan un papel estelar en las investigaciones actuales de psicólogos y de filósofos. Mis reflexiones van dirigidas a aclarar y profundizar  esas relaciones.
Quedando expuestas mediante seis cuestiones que paso a detallar. Primero: se trata de llamar la atención sobre el valor de las ideas elementales y de las ideas viejas en las nuevas concepciones y paradigmas. Se concibe el nuevo paradigma como borrón y cuenta nueva, y no como integración de lo viejo en lo nuevo y de la corriente de pensamiento desactualizada en la corriente de pensamiento dominante  Segundo: se trata de destacar la importancia de concebir el sujeto más integrado en el medio, no recurrir al medio sólo para observar los cambios de forma que se producen en la percepción por medio del lenguaje, sino para observar todo lo que se produce en el contenido percibido y que también tiene su reflejo en el lenguaje. Tercero: se analiza de modo crítico el concepto de percepción categorizada, que en su uso actual el lado supuestamente dominado, la categoría, se ha convertido en el lado dominante. Se ha entendido que el lado universal,  representado por la categoría, oculta o hace desaparecer el lado particular, representado por la percepción. Se ha llegado al extremo de ver en la percepción un subproducto del concepto. Se ha confundido el contenido de la percepción, que nos da lo particular en su infinita riqueza, con su expresión universal por medio del lenguaje. Cuarto: se analiza cómo queda modificada la estructura de los reflejos condicionados, especialmente la correlación y ordenamiento de los estímulos señales sustanciales y de los estímulos señales accidentales. Se trata de que la Psicología no pierda el contacto con la Fisiología. Quinto: cuando se habla de la mediación que realiza el lenguaje en la percepción, se hace recaer todo el peso de la cuestión sobre la función conceptual de la palabra. Los psicólogos y los filósofos le prestan muy poca atención a la función nominativa de las palabras y al modo peculiar en que media la percepción sensible. Se trata de señalar que después de la función indicativa que desempeñan las configuraciones fónicas en la vida de los animales, viene la función nominativa. Y en este aspecto es preciso saber qué condiciones o necesidades hacen que se produzca ese salto.  Y sexto: se trata de destacar la importancia de una función psicológica no muy bien atendida por la Psicología, la representación, y que es crucial para que las configuraciones fónicas se conviertan en verdaderos nombres y para que la figura se separe realmente, y no sólo intencionalmente, del fondo.

10 de marzo de 2004.

No hay comentarios:

Publicar un comentario