viernes, 18 de junio de 2010

Mercancía, dinero y precio

1.     Insisto en la necesidad de concebir las cosas, incluyendo la teoría, como procesos, esto es, con distintas fases de desarrollo.
“El Capital” de Karl Marx fue elaborado de ese modo. Y en las plantas encontramos el ejemplo más claro de que las cosas deben concebirse como procesos.
2.     También insisto en diferenciar los contenidos conceptuales del cálculo económico. Todo nos iría mejor si lo hiciéramos.
3.     La ecuación  Precio de M = Valor de M / Valor de D  me parece incongruente bajo el punto de vista del contenido conceptual.  Y digo porqué: En el precio el dinero existe de forma ideal, en la mercancía el valor existe de forma inmanente, y el dinero es el valor en su forma objetivamente social.
4.     En la sección “Forma dinero” de “El Capital”, Karl Marx se expresa en los siguientes términos: “La expresión relativa simple del valor de una mercancía, por ejemplo, de la tela, en mercancía que funciona ya como mercancía dinero, por ejemplo el oro, es la forma de precio. De ahí que la forma de precio de la tela sea:    20 varas de tela =  2 onzas de oro,  o si dos libras esterlinas es el nombre monetario de 2 onzas de oro,  20 varas de tela = 2 libras esterlinas”. Creo, en consecuencia, que no es necesario el uso de aquella oscura ecuación  cuando disponemos de una ecuación clara y sencilla, una ecuación, por lo demás, que cuadra con los postulados de la economía convencional.
5.     Con respecto al valor del dinero que aparece en la ecuación propuesta por Vicente y Diego, les transcribo unas palabras de Marx contenidas en la sección “Relación de desarrollo entre la forma relativa del valor y la forma de equivalente” de “El Capital”: “Para expresar el  valor relativo del equivalente general –el valor del dinero- tenemos que invertir más bien la forma III. El equivalente –el dinero- no tiene ninguna forma relativa común con las demás mercancías, pero su valor se expresa relativamente en la serie infinita de todos los otros cuerpos de  mercancías”. De manera que el valor del dinero tiene los defectos de la forma total o desarrollada del valor, es decir, como el valor del dinero sólo se expresa en la serie infinita de todas las mercancías del mercado, su serie nunca se cierra.  Por lo tanto, la ecuación propuesta por Vicente y Diego, al incluir el valor del dinero, contiene los defectos de la forma desarrollada del valor.
6.     Al inicio de la sección “El dinero o la circulación de las mercancías” de “El Capital”, Karl Marx se expresa en los siguientes términos: “La primera función del oro estriba en proporcionarle al mundo de las mercancías el material de su expresión de valor  o en representar los valores de las mercancías como magnitudes de la misma denominación, cualitativamente iguales o cuantitativamente comparables –Esto lo dice Marx setenta páginas después de decir que la relación de cambio entre dos mercancías se puede representar por medio de una ecuación y que Vicente y Cesar presentan como un error de escritura, y que yo les insisto en que es pedir a un árbol que apenas tiene tallo que dé frutos-. De esta suerte funciona como medida general de los valores  y sólo gracias a esta función se convierte por de pronto el oro, la mercancía equivalente específica, en dinero”.  Y yo pregunto, si el dinero es la medida general de los valores, ¿qué necesidad hay de medirlos de otro modo? Así lo hace la economía convencional y así lo propone Marx. El dinero, entre otras cosas, sirve para medir el valor de las mercancías.
7.     En la misma sección de “El Capital”, unos párrafos más delante dice Marx esto otro: “Todo guardián de mercancías sabe que aún le queda mucho para convertir sus mercancías en oro cuando le da a su valor la forma de precio, o la forma imaginada de oro, y que no necesita ni un gramo de oro real para apreciar en oro millones de valores de mercancías. En su función de medida del valor el dinero sirve, por eso, solamente de dinero imaginado o ideal”.  Recalco aquí lo importante de mantener los contenidos conceptuales separados del cálculo económico, y que aquí versa especialmente sobre los modos de existencia del dinero.  Es conveniente en este debate no sólo atender a los modos de existencia del dinero, sino también a los modos de existencia del valor.
          5 de mayo de 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario