jueves, 17 de junio de 2010

Valor individual y valor social

Recientemente Diego le preguntaba a Rolando si existía el valor individual o sólo existía el valor social. Rolando le respondió que sólo existe el valor social y que a su juicio Marx creó cierta confusión cuando habló de valor individual.


Creo que en ocasiones se confunde los nombres de los objetos de los conceptos con los contenidos conceptuales. Marx no habló de valores individuales y de valores sociales, de lo que habló fue de trabajo individual y de trabajo social. Y aclaró que el trabajo que constituye el valor de las mercancías es trabajo humano igual, gasto de la misma fuerza de trabajo humana, esto es, trabajo social o trabajo socialmente necesario. E insistió: “Toda la fuerza de trabajo de la sociedad que se representa en los valores del mundo de las mercancías rige aquí como una sola y la misma fuerza de trabajo humana”.

¿Cómo expresamos la relación entre el trabajo individual y el trabajo social? Marx hace uso de la expresión “representar”. Cada hora de trabajo individual representa una determinada cantidad de horas de trabajo social. Marx habla de un tejedor manual que necesitaba, por ejemplo,  2 horas de trabajo para transformar un kilo de algodón en 1 kilo de hilo. Pero con la introducción del telar a vapor ahora sólo se necesitaba  1 hora  de trabajo para transformar un kilo de algodón en un kilo de hilo. Pues bien, a partir de entonces las 2 horas de trabajo individual del tejedor manual representaban sólo 1 hora de trabajo social. Luego, es legítimo hablar de trabajo individual y de trabajo social; la única cuestión siempre a precisar es cuántas horas de trabajo social representa las horas de trabajo individual.

Ocasionalmente alguien puede usar el nombre del objeto del concepto, esto es, el nombre ‘valor’, como representante del contenido del valor, esto es,  del sintagma nominal  ‘trabajo social’; de manera que puede hablar de valor individual y de valor social cuando en realidad se está refiriendo a trabajo individual y a trabajo social. Con el uso del lenguaje debemos combinar el rigor con la flexibilidad, igual que las posibilidades sintácticas con las posibilidades sintagmáticas. Pues se atribuye a Marx confusiones que no son tales; son sencillamente las posibilidades semánticas  y relaciones de sentidos que nos permiten ciertas palabras, y ésta en concreto es una posibilidad paradigmática.

Hay otro aspecto que se ha introducido en este debate que está relacionado con el intercambio desigual del trabajo que trataré en otro mensaje. Del valor también se puede hablar desde el punto de vista del contenido, esto es, del trabajo individual en relación con el trabajo social, que en este caso sería del trabajo nacional en relación con el trabajo internacional. Y sin duda que hay intercambio de valores desiguales si se conciben los valores determinados nacionalmente; o sencillamente se enfoca bajo el punto de vista del contenido del concepto. Cuando hablamos de trabajo socialmente necesario, la clave ahora está en determinar la extensión de lo social: puede ser una región, una nación o una comunidad de naciones.

15 de julio de 2010.


No hay comentarios:

Publicar un comentario